La Federación Valenciana de Estudiantes rompe su silencio paciente con la actual situación en la Conselleria de Educación. 

Desde que se presentara en Consell Escolar de la Comunitat Valenciana el actual Decreto 9/2017, la FAAVEM se ha mostrado crítica con su articulado y contraria a las consecuencias que provoca. De este modo, creemos que el Decreto de Plurilingüismo provoca agravios comparativos entre todo el alumnado de infantil, primaria, secundaria y no universitario de la Comunidad Valenciana. 

Cuando se empezó a tramitar en octubre de 2016, presentamos 25 enmiendas al borrador del decreto y la Administración, junto con las entidades afines a este modelo, tumbaron su mayoría y reinterpretó en el documento final aquellas que fueron aprobadas por la comunidad educativa. Aquel borrador que contó con poco o justo consenso en la comunidad educativa ha dado lugar a un modelo lingüístico en la educación valenciana criticado por nosotros en los distintos foros en los que FAAVEM tiene voz.

Desde el pasado mes de abril, la FAAVEM observa expectante los procedimientos judiciales en que se haya inmerso el Decreto 9/2017, recurrido por distintas entidades de la sociedad civil e instituciones. La decisión del TSJ de suspender cautelarmente por diferentes motivos el decreto de plurilingüismo no nos cogió por sorpresa, pues desde su publicación en el DOCV FAAVEM junto otras organizaciones de la comunidad educativa ha venido advirtiendo de los peligros y reveses judiciales que podrían ocurrir.

A partir de ese momento, FAAVEM se mantiene en la incertidumbre de saber cómo va a responder la CEICE a la suspensión cautelar del decreto que, en el actual mes de septiembre, se empezaría a aplicar a todos los cursos de infantil. La incertidumbre ha ido en aumento desesperado hasta este 1 de septiembre cuando la Conselleria, tras haber tenido todo el verano para solucionar la problemática, publica un decreto ley con carácter urgente para , de nuevo, aplicar sus mismos planteamientos suspendidos por el TSJ.

En esta ocasión, la conocida nueva normativa solo se aplica a infantil de 3 años y no a todos los cursos como contempla el Decreto 9/2017. Además, da la orquilla horaria a las materias en inglés de 0 a 2 horas, dando así la posibilidad a implantar un bilingüismo o un trilingüismo según la situación del centro, su decisión o el nivel que la Conselleria le ha decidido poner.

En consecuencia, nuestra actual molestia está motivada no solo por la normativa y aplicación del Decreto 9/2017 sino por el hecho de que la Conselleria publique un “decretazo”, el cual no se puede recurrir salvo ser un grupo de 50 diputados o el poder ejecutivo, para eludir una resolución judicial y aplicar su modelo lingüístico suspenso. Es decir, primero desoye nuestra voz como sector fundamental de la comunidad educativa y luego nos priva de nuestro derecho a la tutela judicial efectiva ante sus acciones.
Por todo ello, pedimos a los titulares políticos de la Conselleria de Educación, Vicent Marzà y Miquel Soler, que cesen de sus actitudes irresponsables y chapuceras, acaten las resoluciones judiciales y recapaciten con respecto al Decreto 9/2017, que abre un panorama de inestabilidad a toda la comunidad educativa de la Comunidad Valenciana. Los estudiantes le pedimos que, pasados dos años de su llegada, empiece a escucharnos.

 

València, 5 de septiembre 2017.

Executiva Federal

 

faadmin

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *